Un ejemplo, rescato a un perro que se encontraba a punto de morirse bajo un puente
Pía y Hércules son una prueba fehaciente de que en medio de una sociedad cruel e injusta que abandona a sus mascotas, el amor genuino a los animales es capaz de lograr lo imposible.

Esta historia comenzó bajo un puente en la provincia de Buenos Aires, en donde Pía notó a un pequeño animal moribundo, lleno de llagas, que sufría mucho.

Así que su buen corazón y amor genuino la impulsó a actuar y decidió llevarlo al veterinario. Aunque el animal estaba muy adolorido y abandonado, no opuso resistencia.

De inmediato, ella llevó al perrito para iniciar gran cantidad de tratamientos de emergencia con pocas posibilidades de éxito.

Sin embargo, Pía no se apartó de su lado durante esas 48 horas, prodigándole cariños y mimos para ayudarlo a sobrellevar su inmenso dolor, a lo que el perrito respondió dando sus primeros signos de que podía salvarse: se puso de pie.

Esta pequeña muestra de querer vivir, motivó a su nueva dueña Pía a ponerle el nombre de Hércules y,por supuesto, ¡adoptarlo!

Hoy Hércules goza de plena salud y vigor. Todo su cuerpo y pelaje ha sanado, gracias al gran amor genuino que Pía le demuestra cada día.

https://positivomundo.com/index.php/2019/03/20/puente-mucho-dolor-esperaba-final-se-le-acerco-una-mujer/?fbclid=IwAR1idPAmXrKnAWuMVXMJQRF__OVfXjskItWd9kR4kOvPSsXa7X65qgjv3vI

¿tu reaccion?

conversaciones de facebook